miércoles, 28 de septiembre de 2016

Justicia

¿Qué sabe el hombre?

El hombre no sabe nada. Conoce. Conoce mucho o conoce poco, pero no sabe nada. Entonces, en su infinita soberbia o equivocación pretende definir la Justicia. Y, más aún, aplicarla.

Pero ¿cómo puede un ser limitado aplicar una noción que no sabe ni definir?

Remiendos. Todo son remiendos. Cualquier pensador que ha pretendido definirla solo ha producido un remiendo, una caricatura, de la Justicia.

Pero ¿qué es la Justicia? Solo un ser omnisciente podría definirla. Los demás solo podemos entrar en bucle.

"El respeto a la verdad", ¿cuál es la verdad?

"Otorgar a cada uno lo que le corresponde", ¿quién sabe eso?

"..."

No, la Justicia no existe en el plano de la realidad del hombre porque éste no la abarca. Juega a saber y cuando es movido por la erradicación del dolor y el sufrimiento alcanza nobleza en sus actos, pero no puede afirmar que esté siendo Justo.

Por contra, lo otro que nos llena la boca hoy en día es la justicia institucional, la de los ministerios, tribunales, audiencias, etc. Ésta, no es que no sea ya una aproximación, es que es temporal, antropocéntrica, etnocéntrica y, sobre todo,  completamente arbitraria.

La Justicia, de existir, trasciende al hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada